In memoriam de mi gordi ( por Villabichos)

In memoriam de mi gordi por villabichos

¡¡¡¡ La que has armado, Gordi !!!!

Seguro que ahora estás, asomado desde tu nube, asombrado ante todo esto..... Tú sólo te acercaste al bordecito para volver a ver, desde allá arriba, a tu familia...a tu querida Miryam. Sólo querias ver que todo estaba bien, como siempre ha estado....

Y encuentras los ojos de Miryam llenos de lágrimas.....lágrimas que se unen a las de 8000 amigos más. Lágrimas que caen a la tierra para regar la semilla que ya ha empezado a germinar...

Te preguntas qué tiene que ver esto contigo... Claro, tu solo hiciste lo que mejor sabes hacer:

Ser compañero y amigo, esperar pacientemente junto al ordenador, hacer reir cuando más se necesita, pasear, jugar, revolcarte en la arena..... solo disfrutaste de la vida, de la comida, de los juegos, del amor de la familia..... Como cualquier otro perro. ¡¡¡¡ Que importa la raza !!!!
,
Y poco a poco conseguiste hasta cambiar el lenguaje, Pasaste de ser un perro de caZa a ser un perro de caSa. Sólo una letra que cambia totalmente una vida.....

Una casa en lugar de un zulo, un paseo en lugar de una cacería, pienso y chuches en lugar de pan duro, abrazos en lugar de patadas... y una vejez rodeado de cariño en lugar de un tiro o una cuerda en el campo.

Ya no sorprenden los setters paseando con sus dueños, los pointers viajando de vacaciones, los bretones jugando con los niños, los galgos luciendo su elegante estampa en la ciudad.....

Y tú, Gordi, eres, en gran parte, el culpable. Así que no te asombres si a tu nube empiezan a llegar bracos gorditos, podencos viejecillos hablando de sofás..... y si, al verte, sonrien y dicen los unos a los otros ; " Mira, es Gordi. El perrito de Myriam, el de "perros de casa",

Abstenerse cazadores

Abstenerse cazadores

miércoles, 27 de mayo de 2009

Paca , braco senior en Burgos

Paca tocó el cielo con la punta de los dedos. Su historia podría haber sido la misma de todos los perros de caza... pero ella tuvo un destello de felicidad.
Ella conoció el calor de un hogar. Y luego..... Paca entró en la perrera como todas las demás. Extremadamente delgada, llena de callos y rozaduras por dormir en el cemento, con un futuro más que incierto. Pero Paca consiguió llegar al corazón de alguien, que le ofreció su casa para acogerla hasta que encontrase su hogar definitivo. Mientras fuese necesario, sin límite de tiempo... Y en esa casa Paca encontró el calor de un hogar.
La abuela de su padrino enseguida se compadeció de esa perrita, tan agradecida, tan cariñosa.....y pronto Paca ocupó un lugar privilegiado en la casa, junto al gato de la abuela, en el sofá, en la cocina...... siempre al lado de la persona que le había brindado su amistad, y a la que sería fiel para siempre....
Para siempre...... un día la abuela salió de casa para no volver nunca más. Una rápida enfermedad acabó con el pequeño paraiso que ella había creado aquí, en la tierra, para compartir con su gato y "su" pequeña Paca.
Para siempre..... Para siempre sería el odio que surgió entre el gato y Paca, quizás culpándose mutuamente de la desaparición de su amita. ¿ quien puede saber lo que piensan ellos cuando todo su mundo se viene abajo?. Paca perdió su lugar privilegiado en el sofá. para pasar al jardín y al garaje, con los otros perros de la familia.
Y aún allí, siguió su antipatía por los gatos.... Todo el día pasaba Paca en el jardín ladrando a los gatos de sus vecinos, intentando saltar la valla, romper la malla metálica... alcanzar a aquellos indeseables vecinos. La situación se hizo insostenible. Paca se vino a Villabichos..... De un sofá...... a un campo de refugiados.
Paca está triste. Pasa las horas muertas en su caseta, sin salir apenas, sin correr, sin jugar con sus compañeros.... Sólo, de vez en cuando, cuando puede abrir la puerta de la terraza, entra silenciosamente..... Despacito, sin que nadie la vea, coge aquel cepillo..... una toalla..... el rollo de papel de cocina.... una lata vacía de comida... y se lo lleva a su casa. Y allí se queda de nuevo, contemplando su tesoro.... mirando con añoranza ese objeto que le recuerda un tiempo en que fue feliz.
Que le recuerda su casa, su sofá.... las largas tardes de siesta con la cabeza apoyada en las piernas de su amiga.

Contacto: villabichos@gmail.com